Recocido inductivo

Recocido de distensión y recocido blando de precisión mediante recocido inductivo

Con el recocido inductivo se ajustan con precisión las propiedades de materiales metálicos. Se emplea, sobre todo, para el recocido blando y de distensión, y ofrece enormes ventajas frente a procesos convencionales. Con el recocido inductivo de limpieza es posible eliminar impurezas en el material.

La seguridad del proceso y la reproducibilidad se encuentran en el punto de mira del recocido inductivo

El recocido inductivo forma parte de la tecnología de calentamiento inductivo. El objetivo del recocido inductivo es el de modificar de forma selectiva la dureza, la tenacidad y las tensiones internas de metales para obtener propiedades óptimas del material. La ventaja del recocido inductivo es, sobre todo, la posibilidad de calentar piezas de forma selectiva y reproducible, de manera que se obtengan siempre los mismos resultados. En el recocido inductivo, la generación de calor tiene lugar directamente en la pieza mediante un campo electromagnético alterno. Esto permite un control muy preciso del proceso y, gracias al empleo eficiente de la energía, la obtención de un alto rendimiento. De esta manera se garantiza una distribución homogénea del calor, así como profundidades uniformes de penetración en la pieza. En el recocido inductivo, al contrario que en el temple por inducción, el enfriamiento no tiene lugar de forma repentina con agua o refrigerante. En vez de ello, la temperatura de la pieza se reduce lentamente. El calentamiento completo tiene lugar sin contacto directo y en un tiempo mínimo.

El recocido inductivo ofrece posibilidades excepcionales para el control del calentamiento, ya que es posible ajustar de forma óptima la frecuencia, la potencia (ver la soladura) y el tiempo de recocido a las propiedades deseadas para el material. Esto garantiza una alta calidad del tratamiento térmico y asegura la reproducibilidad, lo que es un aspecto importante, sobre todo, para la fabricación en serie.

Generadores eldec para el recocido inductivo

eldec ofrece una amplia gama de generadores para el recocido inductivo. Esto abarca desde las fuentes de energía en sí (generadores) hasta sistemas completos de calentamiento.

Recocido blando: una variante del recocido inductivo

El recocido inductivo se emplea cuando se desea reducir el grado de dureza del metal para, por ejemplo, someter la pieza más tarde a un proceso de conformación. Este procedimiento también se denomina recocido blando, ya que se reduce la resistencia mecánica del metal y se incrementa notablemente la tenacidad. De esta manera es posible conformar más fácilmente metales tratados con recocido blando. En función de los requisitos y la aplicación, el rango de temperatura para el recocido blando puede presentas grandes variaciones.

Recocido de distensión: reducción de tensiones en piezas mediante el recocido inductivo

Otra variante del recocido inductivo es el recocido de distensión. Para el recocido de distensión se emplean temperaturas notablemente más bajas. Mediante este procedimiento de recocido inductivo se realizan tratamientos térmicos de piezas de metal para minimizar las tensiones causadas por su conformación o el arranque de viruta y, en el mejor de los casos, eliminarlas completamente. Para el tratamiento térmico de piezas con altas tensiones internas también se emplea el recocido de distensión.

Recocido inductivo

Downloads

eldec_Generadores-2016_EN.pdf

Descarga

pdf | 1,13 MB

Mensaje

product Inquiry - ES
checkbox*
* Campos obligatorios